Skip to main content

Innovación

La Transformación digital más allá del marketing digital

La transformación digital se ha convertido en una pieza clave en los planes de negocio para las pequeñas, medianas y grandes empresas. Pero hay una concepción errada sobre este concepto. Conoce en qué consiste.

imagen_articulo_principal

Para la mayoría de las empresas, particularmente las Pymes, transformar digitalmente un negocio consiste en crear un plan de marketing digital. Sin embargo, este es solo uno de los elementos de una estrategia en realidad más amplia. 

En este artículo conoceremos lo que implica una transformación digital, sus principales componentes y por qué el marketing digital es solo una parte de todo el proceso.

La transformación digital implica reconstruir las dinámicas de las empresas para adaptarlas a las necesidades digitales de los consumidores de hoy y mañana. Alcanzar esas necesidades exige mucho más que tener presencia en las redes sociales, por ejemplo. 

La era digital está marcada por la transformación de las empresas al ritmo de la tecnología: una era en la que el Internet tiene un papel fundamental. Esta transformación amerita cambios en estrategias, estructuras, cultura, procesos y colaboradores.

En ese sentido, los expertos de ZedNet aseguran que, aunque ciertamente la transformación digital de una empresa incluye mucho de la aplicación de tecnologías, no se trata solo de ello. Transformación digital se refiere también a la ejecución de procesos comerciales en las empresas y al cambio de la cultura corporativa.

Por su parte, Oscar Fuentes, profesor de la institución española EAE Business School, afirma: “La transformación tiene que ver con el valor de los servicios, la mejora del modelo de negocio, la innovación, la diferenciación y las fortalezas”.

IEBS School distingue cuatro tipos de tecnologías, relacionadas con transformación digital, que ayudan a los negocios a ser más eficientes: big data, medios digitales, Internet de las cosas y computación en la nube.

Es decir, para dar los pasos hacia la transformación digital de su negocio es importante: identificar las necesidades de la empresa, qué procesos se deben automatizar para minimizar los costos y maximizar la eficiencia del negocio. Luego empezar a definir las iniciativas digitales basado en las prioridades del negocio. Para ello se recomienda contar con la participaciñon de profesionales en el área de desarrollo digital, diseñadores y expertos en transformación digital que orienten a la empresa en su camino hacia la digitalización.

¿Por qué debemos pensar en la transformación digital? 

Datos y estadísticas revelan que el impacto de la transformación digital en las organizaciones, genera un impacto fructífero en los resultados de las empresas. El estudio de la consultora Enterprise Strategy Group (ESG) IT Transformation Maturity Curve, afirma que las organizaciones que ya han realizado la transformación de su tecnología de información tienen 16 veces más probabilidades de realizar proyectos maduros de transformación digital que las empresas tradicionales.

Quizás esa sea la razón por la que el 96% de los encuestados afirmaron que ya tienen en marcha iniciativas de transformación digital, mientras que el 88% de las organizaciones aseguran sentirse bajo presión para ofrecer nuevos productos y servicios digitalizados a un ritmo cada vez mayor.

El mismo estudio revela también que 8 de cada 10 empresas consideran que su competitividad y su éxito en el mercado dependen de cuán ágiles y eficaces sean para aplicar la transformación digital a sus negocios.

En España, las empresas que han dado el paso hacia la digitalización de sus negocios registran un incremento en sus ventas del 39%, de acuerdo con un estudio de CA Technologies. Además, la transformación digital también es satisfactoria para los empleados, quienes consiguen ser más productivos y su eficiencia operativa aumenta en un 39%.

También, datos de la encuesta elaborada por beServices señalan que la digitalización de procesos dentro de las empresas puede incrementar los niveles de retención de clientes hasta en un 33%.

¿Qué NO es transformación digital? 

Que una empresa tenga una cuenta en Facebook, Twitter, Instagram o cualquier otra red social no es sinónimo de transformación digital.

Juan Merodio, asesor en marketing y reconocido blogger, sostiene: “La transformación digital no es estar en las redes, sino aplicar modelos de gestión disruptivos”. En otras palabras, la transformación digital es un asunto de estrategia, cuya finalidad última es alinear la empresa con las necesidades del consumidor, para que sea sostenible y rentable.

Por ello es un grave error creer que hacer marketing digital, crear una tienda online, tener un sitio web o hacer una campaña de email marketing es transformar digitalmente a una empresa.

Tal como sostiene Javier Rodríguez Zapatero, presidente de la escuela de negocio digital ISDI, en España, la transformación no será 100% digital, pero sí 100% multicanal.

Cada vez son más los retos de las empresas para alcanzar la verdadera transformación y digitalización de sus negocios. Uno de ellos es entender que transformación digital no es (solo) marketing digital.

Publicado: 17 de julio de 2019.

Últimas noticias

Las Redes Sociales: un gran aliado de los bancos para atención al cliente y la reputación del mismo.

Los bancos apuntan a una fusión con las redes sociales para hacer más amigable los trámites rutinarios y así atraer a los usuarios millenials.

El 95% de los ciberataques se deben a fallos humanos

En una empresa un ciberataque ocurre generalmente por el uso incorrecto por parte de los colaboradores del correo corporativo, los navegadores o los dispositivos de la organización.

Startups: el potencial de los datos y monetizarlos sin infringir la ley

Conocer qué se debe tener en cuenta para aprovechar el potencial de la información recolectada por su empresa sin saltarse las normas de privacidad de información y seguridad de sus clientes optimizará los resultados.

La Transformación digital más allá del marketing digital

La transformación digital se ha convertido en una pieza clave en los planes de negocio para las pequeñas, medianas y grandes empresas. Pero hay una concepción errada sobre este concepto. Conoce en qué consiste.